Make your own free website on Tripod.com
Capital: Montevideo

Cuantas veces se detuvo en la Rambla para apreciar sin apuros su propia ciudad?

El recorrido desde los Portones de Carrasco hasta el Parque Rodó, supone descubrir algunos puntos de interés histórico y paisajisticos, que con frecuencia son ignorados por los montevideanos.

Partiendo frente a los Portones de Carrasco, construidos en 1912 para dar un marco mas señorial a la antigua entrada al balneario.

Desde allí sale la arteria principal del Barrio la Av. J. Bautista Alberdi, hasta su continuación con Av. Arocena. En este tramo se encuentra la puerta del tajamar, (Lieja) donde aún hoy se realizan grandes eventos, el Carrasco Lawn Tennis, centro deportivo y social del barrio, la estación de Ancap, tan antigua y bien conservada y pegado a esta la Iglesia Stella Maris, cuya nave según los mas observadores representa un casco de nave invertido, al llegar al Hotel Casino Carrasco sobre la rambla, es bueno rodearlo para poder apreciar, La Vendimia, El Acecho y La Espina, hermosas esculturas en mármol traídas de Europa e inauguradas en 1916.

Desde aquí hasta Coimbra, diversas playas son visitadas por deportistas y pescadores.

Al llegar a Coimbra tiene dos opciones, una es tomar Gral. Paz y tomar a la izquierda derecho hasta la Plaza de la Armada, desde aquí se tiene una de las mejores vistas de Montevideo hacia Punta Gorda, Malvín, y Pocitos.

Si no quiere tomar Coimbra puede continuar bordeando la rambla, luego de unas cuadras se ubicar  el Molino de Pérez, viejo molino hidráulico, hoy biblioteca construido a mediados del siglo XIX.

 

 

 

 

 

 

 

 

Continuando mas adelante bordeando playas, nos encontraremos con el Museo Zoológico Dámaso A. Larrañaga, este museo tiene una historia por demás variada, en 1936 se inauguro como bar, y poco después se transformó en cabaret, fue utilizado como morgue del cementerio del Buceo y antes de convertirse en zoológico funciono como Museo Oceanográfico y de Pesca.

Unas cuadras más adelante frente al puerto, se levanta la Aduana de Oribe, que se habilito como tal durante el Sitio Grande de Montevideo.

Una vez que se deja atrás el edificio Panamericano, se podrá apreciar una de las vistas más pintorescas de la Playa y rambla de Pocitos.

Al continuar el recorrido se pasa frente a la Plaza Gomensoro, creada en 1897 y es una de las bonitas de la costa, unas cuadras mas adelante nos encontramos con el Club de Golf, las canteras del Parque Rodó y sobre la rambla los clubes de pescadores.

Finalizamos en el Parque Rodó el recorrido, este parque elegido por el arte exhibe gran cantidad de monumentos a ilustres personajes, el Museo de Nacional Artes Plásticas, además de ser el más reconocido Parque de diversiones.
Los parques del Prado lo esperan para una tarde entre arboles y plantas, grandes avenidas arboladas y magnánimas casas quinta rodeadas de amplios jardines guardan aún la imagen señorial de otros tiempos.

Cabe resaltar sitios como, la iglesia de Las Carmelitas, el Museo Blanes que además de la propuesta de jardines nos ofrece las obras de J.M.Blanes y P. Figari,el Rosedal, el Botánico, la quinta Mendilaharsu.

Un paseo distinto para los amantes de las caminatas, es el redescubrir lugares cotidianos comenzando por la Puerta de la Ciudadela, transitando la hoy Peatonal Sarandí, la Plaza Matriz, el Cabildo, la Catedral Metropolitana, el Teatro Solis el Club Uruguay, el edificio de la Junta Departamental, la casa de Lavalleja, la casa de Rivera, el Museo Romántico, el Palacio Taranco, Las Bóvedas, entre otros una ciudad vieja llena de rica historia.
La gran bahía, antiguo refugio de expedicionarios guarda, a lo largo de su costa testimonios del proceso de transformación de la vida montevideana, testigo mudo de ‚esto resulta la fortaleza que fuera siempre disputada y se encuentra en la cumbre del cerro, que da nombre a la ciudad, algunos dicen fue denominado como "Monte vide eu", o "Monte VI de E a O", que traducido seria algo así como "Monte sexto de este a oeste" y otros sostienen que la denominación dada por los pobladores originales de nuestra tierra era "Monte vidi",y que a posteriori se le conoció como "Monte Ovidio" lo que lo haría diferir en una sola letra de su nombre actual.
A fines del siglo pasado nació el Barrio Reus, como parte de una historia en la que se mezclaron un destino personal y el de un país.

La idea del español Emilio Reus y su Compañía de Crédito y Obras Públicas era levantar rápidamente miles de casas destinadas a obreros fabriles.

Muy cerca, el monumental Palacio Legislativo es exponente de una época de afirmación democrática, inaugurado en forma solemne el 25 de Agosto de 1925.