Make your own free website on Tripod.com

AVES, CUADRÚPEDOS Y PECES DE MONTEVIDEO

No pretenda hallar en ésta relación un tratado de zoología. Esta mateia se trata separadamente y aquí se pondrá un a ligera indicación de los que más comúnmente se encuentran.

Además de los animales domésticos, en los cuáles sólo en los cerdos hallamos alguna diferencia sensible, a través que el pelo se les enriquece y alarga en el espinazo, de manera que difieren poco de los jabalíes, se hallan... 

Los ciervos son algo menores que los de España, lo demás convienen en forma y color y no creo que difieran de los que después se encontraron en Chile, Lima, Guayaquil, etc.

El zorrilo que Bufón llama "Moulfete", que se describió en Puerto Deseado.

La vizcacha que sí es como parece la misma que la del Perú y Chile, tiene la figura y color de nuestro conejo vulgar, pero los pies delanteros más cortosque los posteriores y la cola poblada y joposa, se deberá colocar en el nuevo género "dipus edit última Linn 1788 curante Fo Ind. Gmelin" y no en el género "lepus" en que siguiendo a Molina la pone.

La apereada, especie de ratón, que algunos autores llaman "mous cuis callus", tiene color gris oscuro, 12 pulgadas de largo, cuerpo rechoncho, cuatro dedos en los pies delante, tres en los postreros y cola ninguna, abunda en los campos, daña a los sembrados.

El "mus rattus", con demasiada abundancia y el "mus musculus" y otras especies de ratones que no se hubieron a las manos.

Tigres, Leopardos a quién llaman Leones, la Iguana o Layesta, iguana de varios autores, el Oso Hormiguero, creo que la "Mimerco phaga Yubata Linn" última edición.

Varias especies ánades.

Una cerceta parda con bandas blancas. Parece el "Anas" Mexicana de Brison.

Cisnes con cuello negro y otros "ánades" que se verán en las particulares descripciones que se hicieron.

Una especie de Pipras con la cabeza negra y banda amarilla sobre los ojos, y los encuentros de las alas también amarillas, igualmente que las cobijas de la cola: el Plunaje de la espalda negro con orillas pardas. Habita en los prados, puede referirse también al géneroLoxia.

El chorlito que Brison llama "Vanellus griseus" y Linn "Tringa Squaierola". Gris pardo, garganta blancuzca, obispillo blanco con pintas en el cuello y pechos pardos y blancos.

El "Anas discons" o "Querquedula" americana.

Otra ánade con molleja sobre el pico, vientre gris y banda blanca, que atraviesa las alas, su longitud 22 pulgadas.

Otra de encuentros aterciopelados "Anas remigibus viridibus reciribus alanusn ascrrimis". Su longitud 16 1/2 pulgadas.

El cisne entodo el cuello negro tiene también las guías negras, todo el cuerpo y vientre albo como nieve, tendrá de longitud 35 pulgadas, dentro de la pluma un pelo suavísimo; levan éstas pieles a España para forros y guarniciones, de manteletas y otros ropajes de damas.

La fecha, que Linneo llama "fulica atra", de cabeza y cuello negro, cuerpo ceniza aplomado, pecho castaño.

Otra "fulica" pequeña, del tamaño de un pollito, negro, cuerpo comprimido, con especie de cresta encarnada.

Hallase también una especie de "Columbus" a quien los franceses llaman "Grebe", cenizosa, pies palmados, con colar de otro color y plumitas que forman como orejeras.

La gaviota blanca o "Larus Maximus, Larus Albus", de los autores.

Dicen que su hembra es parda, "Larus fuscus", cauda negra, rostro oliváceo, ápice rubro.

Un colimbo pardo con orejas y vientre castaño, el "Colimbus conniotus" Lin edit. nov.

El Cormoran negro o "Pelecaus carbo" Linn. Todas estas aves se deleitan en los bañados y lagunas de la Jurisdicción de Montevideo y son comunes a las de Buenos Aires.

En los parajes húmedos y pantanosos se hallan varias especies de Garzas que pasan el día en su orilla rebuscando insectos y pescadillos, o bien metidas en el agua hasta medio muslo. Así se veían muchas horas del día y estos animales parecían inmóviles.

Entre muchas especies que habitan éstas vastas regiones, se indicará el corto número de las que se hubieron a las manos.

La gran Garza Mayor blanca, cuyas plumas pomposas servían de adorno del turbante.

La "Ardea alba minor ardea Garzeta" Linn.

La Garzeta  o "Ardea Niticonax", el primer nombre de Linn y de Aristot. Su cabeza se adorna con dos blancas plumas largas, su espalda negra y vientre blanco bajo.

Otra Garza con cresta sienes desnudas azules "Capagnis" y vientre blanco o "Ardea cristata" supra Cinerea sub nis fulva, temporibus nudatis ceruleis".

El Terutero, se parece bastante al Avefría de España; ni tampoco difiere mucho su plumaje; pero se distingue suficientemente por dos espinas con que la naturaleza armó los encuentros de sus alas; es el "Parra Cayanensis" de Linn, edit. novísima: cabeza con moño, cabeza y cuello gris, frente, gorquera o tirilla, pecho y banda de la cola negros, vientre y cola blancos, y alas pardas con cambiantes.

Bufón le llama "Vanneau" armé de Cayene", Se distingue de sus congéneres.

Hay también en los alrededores de Montevideo muchas aves insectivoras pequeñas, entre las varias especies que no se consiguieron, se reconocieron.

Una especie de Motacilla o pájaro bermejo de la forma del Ruiseñor, pero del tamaño de un tordo. El vulgo le llama Hornero y su nido es de los más artificiosos que entre los pájaros se conoce; es de barro, tiene divisiones en varias cámarasen que el ave afloja y preserva sus hijos con seguridad y como su forma esférica tiene alguna relación con los hornos. por lo que dieron su nombre.

Otro pequeño pájaro azul, vientre blanco, con alas y cola negra, que Linn llama "Muscicapa cerulea".

Otro pajarito del mismo género pardo, cresta, garganta y pecho escarlata, cuya hembra es sólo parda, Linn, edit. nov. "Muscicapa Coronata", Bufón "Rubin Huppe".

Otro que llaman Mosquitero o Cacapi, blanca toda pero las guías, punta de la cola, pico y pies son negros, se acerca bastante a la "Muscicapa Melanolevia", que difiere de la nuestra en tener también pecho y cabeza negra, Linn, editio de Gmelin novísima.

El "muscicape tirannus" Linn a quién llama Tijereta, su traza, una golondrina, con dos largas plumas en la cola; su color, pico, cabeza y pies negros, pecho y vientre, blancos.

El Venteveo o "Muscicapa Cayanensis" Linn, edit. nov. , es del tamaño de un tordo, ers pardo, con cejas blancas y vientre amarillo. Bufón le llama "Gole Mouche a ventre jaune". A los oídos de ésta gente parece que canta "bien te veo".

Otro pajarito gracioso se halla también en los alrededores de Montevideo, a quién estos naturales llaman Cuatro Ojos, es del género de los "Motacillas", análogos al Ruiseñor o Comerson, según Bufón. La llamaron "Perspicilata". En efecto, lleva como especie de anteojos, es un cerco membranoso alrededor de cada ojo. Su color es negro y tiene manchitas blancas en las alas. Su tamaño como un Jilguero. El conde de Bufón la llama "Clainol" o "Naquet alunet".

Entre las familias de las aves pequeñas de ésta región, se ve el que llaman Gorrión; es de la forma y tamaño del vulgar de Europa, pero su cabeza se adorna con cinco bandas negras, y en lo demás, su plumaje se asemeja al citado. No la hallamos suficientemente descrita entre la numerosa familia de las fringilas a quién pertenece; se acerca a la fringilla "Striata" y no dista de la "Monticola" Linn, edit. Gmelin.

Otra graciosa Fringilla es la que llaman Jilguero, imitación del de España, pero es de otra especie designada en el último catálogo Linneano con el nombre de "Fringilla tristis", llamale el elegante naturalista Bufón "Chandorieret noir", más pequeño que el Jilgueroeuropeo, se viste de librea negra, banda en las alas y vientre amarilo.

Una pequeña Alondra parda con guías y cola bermeja, acaso la "Motacilla Muficavela" o la "Alauda Rufa", Linn, edit. GM. La nuestra no tiene la espaldda bermeja, pero si alas y la cola. Bufón describió por los papeles del botánico Commerson varias aves de éstas regiones, quien llama a ésta ave "Alouette noire de la ensenada", seria por haberse cogido en la Barragán, que se halla cerca de la ciudad de Buenos Aires, la edad y el sexo puede ser alterasen los colores de nuestros pájaros.

EL Azabache "loxis cynnes" de Linn, de colo azul oscuro, tiene el vientre, guías, cola y frente negros.

Esta ave y varias de las que preceden, se encuentran en los bañados y parajes húmedos, donde abundan los insectos y cientos de millas; se alegra la vista con el Tordo negro de encuentros amarillos se acerca al "tangará albi, rostris basi, caudo, maculaque, alarum flaxis", pero en el nuestro es negro no amarilla la base de la cola. Más bien parece el macho del "turdus plubius" de Molina Linn, editio última; en nuestras notas no se advierte que su cola sea cuneiforme.

Se halla también otro tordo negro, cuya cabeza, cuello, pecho y calzones visten del más hermoso amarillo; se distingue de otros tordos negros por los sitios en que tiene los golpes amarillos, como se verá si se coteja con el "turdus surinamus", el "Zeslanficus" y de éste último en no tener cola cuneiforme; también se distingue del "turdus capensis" edit., pero no se podrá asegurar no sea variedad del "surin" o del "Capense"  o de la "tangará Cayanensi"; los dos anteriores me parecen verdaderos "tanagros", pero muchos naturalistas confunden los géneros cuando ebtre sí tienen cierta afinidad, como en estos sucede. Llaman los naturales a éste elegante, pájaro Juncal.

Se encuentra también otro tordo de la forma y tamaño que los anteriores, pero de colores pobres, pues viste de color pardo ceniciento.

Del género análogo a las perdices, vimos en nuestras correrías mucha abundancia de la especie que en Linn edit. Gm., se llama "tetrao falklandicus". Rechoncha, con poca cola, se diferencia de nuestra codorniz europea en el tamaño; ésta es mayor, su color es pardo, pero cada pluma se adorna con rezanchas negras. Abundan por todos estos campos y los cogen con lazos puestos en la punta de una larga vara, desde los caballos, a cuyos pies se paran y encogen como si tuvieran delante un perdiguero.

Otra perdiz de la misma forma, pero del tamaño de un capón y casi con el mismo color de plumaje, abundan también en éstas regiones.

Otra ave del género "Tetreo", a quién llaman Chimachiman, tiene cresta bermeja y amarilla, la membrana de las mejillas es parda, con plumaje pardo y líneas blancas, obispillo blanco; cola blanca con banda transversal negra, de forma cuneiforme.

Hallase también en ésta región el Ave de Rapiña que llaman aquí cuervo, sin que tenga otra cosa de tal que el color; es un buitre a quién  en todo Perú y Nueva España llaman Gallinato. Abundan con el cebo de las muchas reses que se matan en los campos montevidenses, es el "vultur aura", el mismo que en Chile llaman Yote.

El Carancho, ave elegante, es una de las aves de rapiña que merece particular mención. Tiene una hermosa cresta negra, collar blanco, color pardo, hombros adornados con líneas blancas, y cola blanca con bandas pardas. Se halla en toda la América y le designan con el nombre de "Falcocharas" Molina y "falco cristatus" dillar en su viaje de España Linn. Gn.

Hallase también otra gran Aguila coronada, cuya descripción no se encuentra; es parda, coronada con la membrana del pico amarilla, sienes y faja de la cola blanca, "talio fuscus coronatus cera lurea temporibus fasciaque caudali alba", tiene treinta pulgadas de largo.

La abundancia de carnes muertas por todas éstas campañas, atrae grandes cantidades de aves de rapiñas y otras especies parecidas a las europeas, Gavilanes, Cernícalas, Esmerejones, etc; que no se pudieron describir.

También se encuentra el "Strix Alveo"Linn, el "Strix Paserina" y otro gran Buho, análogo o idéntico del Buho Real.

Hallase también en el territorio Montevidense el ave a quién los nativos llaman Chajá, con la fiera y elegante forma de un águila, reúne un carácter manso, y los de ave de ribera; su cabeza se adorna con crestas de largas y angostas plumas, los encuentros de sus alas con dos grandes espinas cada uno, tiene la tibia desnuda como las aves de ribera, largo desproporcionadamente el dedo de en medio; pertenece ésta ave al raro género de las "Palamedeas", su especie no tiene descripción. Se distingue de la "cornuta" en que carece de cuerpo; y de la "cristata", en que tiene espinas, por lo cuál se dedica en memoria del benemérito astrónomo y oficial de la Real Armada Don José Espinosa y se le da el nombre de "Palamedes Espinosa", vulgo "Chajá", su longitud hasta la uña del dedo mayor, cuarenta pulgadas y a vuelo sesenta y seis.

Hallanse también Tórtolas, una especie de Paloma torcaz y varias otras aves pequeñísimas de la curiosa tribu de los "Politinus" o Colibrís.

Habiendo dado alguna noticia de los cuadrúpedos y aves que pueblan la tierray los aires, convendrá que se den las especies de pescados con que el Río de la Plata contribuye a la manutención de sus habitadores.

Los pescadores reconocen en el Río de la Plata más de treinta especies de pescados, Savalas, Bagres, Bogas, Surubís, Magurubás, Pacuras, Salvajes, Palometas, Rayas, Laxos, Corvina blanca, Lenguados, Bagre amarillo, Dorado, Armado, Corvina negra, Brótula, Dentones, Borriquete, Pexe Gallo, Cazones, Mielga, Meros, Congros, Pexe Rey, Pámpanos, Jureles, Pam y Rayas.

De estos peces se hallan también más amplias y detalladas descripciones en nuestras notas. Los más son peces de agua salada. Los peces de agua dulce se cogen en las  de Buenos Aires y más allá. La abundancia es tal que pudiera, de solo peces, mantenerse una gran parte del año aquella capital. Los días de vigilia se suelen contar hasta sesenta canastas con grandes y hermosos pescados que venden al pueblo a los precios más cómodos, de los cuáles siempre una gran parte, que cuándo nosotros estuvimos en aquella capital arrojaban por las calles y arrabales con perjuicio de su limpieza y poca economía de tan precioso alimento, no debe pescarse para arrojar, y se debiera atajar con medios conducentes un abuso de los tesoros con que la naturaleza brinda a los Bonairenses. La abundancia de los buenos peces puede escasear si inútilmente los extraen. Deben mirarse las producciones de la Naturaleza en el paraje en que se crían, como en depósito para que el hombre haga el uso , pero no la destrucción.

Museo Naval, Madrid, Libro 122, Documento Nº13.